Estudiar con colores

¿Sabías que podés convertir los colores en aliados para tu estudio? Tanto los colores que utilizás para marcar tus libros de texto y apuntes, como los que tienen las paredes o lugares donde estudiás, tienen mucho que ver en la concentración y la forma de aprender.

Así las cosas, los expertos recomiendan que el lugar donde estudiés sea de tonos verdes o azules, porque estos colores transmiten paz y te ayudarán a concentrarte. El blanco también es importante, pues aporta luz y la idea de una dimensión más grande.

En cuanto al subrayado del texto hay varios consejos:

  • Esta técnica es muy útil, pero debés tener cuidado con los excesos, pues la convertirán en adversa.
  • El color rojo es el que memoriza mejor el cerebro, así que utilizalo para poner una alerta o llamada de atención sobre un tema específico, o para palabras que te refieran una idea más amplia del tema.
  • El color azul también es muy útil, por lo que si tomás apuntes en clase es mejor si los escribís en negro, así cuando subrayés con azul, resaltarán las palabras.
  • Es bueno que te acostumbrés siempre a subrayar de un mismo color los títulos, subtítulos, fechas. Así tu cerebro asimilará la información con mayor facilidad y rapidez.
  • Alternar marcadores gruesos y finos generará páginas más limpias y te ayudará a delimitar mejor la estructura y secciones del tema que estés estudiando.

Poné en práctica estos sencillos consejos. Verás que te harán el estudio un poco más fácil.

Comentarios:

Nuestro blog existe gracias a:
}